A nadie le gusta la idea de tener una infección de transmisión sexual (ITS), por lo que es probable que, si notas algún síntoma extraño en tus genitales, busques explicaciones por todas partes, excepto en donde se originó el problema.

Esto puede suceder cuando sufres de uretritis, que es la inflamación de la uretra, el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. Esto puede causar molestias importantes al momento de orinar.

Un daño colateral

En los genitales femeninos, la salida de la uretra se localiza a unos milímetros del orificio vaginal, mientras que en los genitales masculinos, la uretra viaja a lo largo del pene y también es el conducto que lleva al semen al exterior. Es por su localización que esta estructura se ve involucrada en la actividad sexual.

La uretritis es más bien un síntoma, el cual puede estar relacionado con diferentes causas, entre ellas, varias ITS. Las principales molestias incluyen dolor al orinar, flujo anormal que sale por la uretra y una sensación de picazón dolorosa dentro de la uretra, como lo describe el sitio web Smart Sex Reosurce, que publica información sobre salud sexual.

La inflamación de la uretra puede ser causada por virus o por bacterias. Entre los microorganismos que no se transmiten por vía sexual se encuentran la bacteria E. coli y el citomegalovirus. Entre los que sí son ITS están la clamidia, la gonorrea, el virus del herpes simple y la tricomona.

En casos más raros, la uretritis se debe a golpes o lesiones, o a la hipersensibilidad ante químicos como los usados en espermicidas o cremas anticonceptivas.

Los virus y bacterias pueden llegar hasta la uretra a través del sexo vaginal, anal y oral, ya que aunque no exista penetración, pueden transmitirse por los fluidos sexuales o incluso simplemente por el contacto con la piel.

Momento de buscar ayuda

Es posible que esperes que las molestias desaparezcan con el tiempo, o quizás tomando un remedio casero para las infecciones urinarias (que pueden tener síntomas similares a los mencionados), pero si el problema persiste, no dudes que es momento de buscar atención médica.

Recuerda que muchas de las ITS tienen tratamiento, y mientras más pronto lo recibas, más pronto se acabará el malestar y también la preocupación de transmitir la infección a más personas.

Las pruebas que te realizarán pueden consistir en un examen de orina y un hisopado o una revisión mediante una sonda que contiene una cámara, todo esto ayudará al médico a determinar la causa de la uretritis.

Dependiendo de la causa, el padecimiento se puede tratar con antibióticos. Es importante no tener relaciones sexuales, incluso si usaras condón, durante la semana siguiente a haber comenzado el tratamiento, ya que es una etapa en la que se puede seguir transmitiendo la infección presente y esto podría infectar a tu pareja o reinfectarte.

También podría suceder que las molestias no desaparezcan luego del primer tratamiento, por lo que su duran más de 6 semanas, entonces es una uretritis crónica, la cual debe tratarse con otro tipo de medicamentos.

Si no recibes tratamiento, la uretritis (y sobre todo, su causa subyacente) puede causar epididimitis (inflamación del epidídimo, un conducto situado en los testículos), infertilidad o artritis reactiva (inflamación de las articulaciones causada por una infección en otra parte del cuerpo).

Ante todo, la precaución

Si recibes un tratamiento a tiempo y adecuado, la uretritis se resolverá de forma sencilla. Y si quieres evitar exponerte a este tipo de problemas, lo mejor es usar condón en todas tus relaciones sexuales, así pones una barrera a las ITS y otros microorganismos que pudieran afectarte.

Recuerda que si quieres condones gratis o hacerte una prueba de VIH sin costo, puedes acercarte a AHF Perú y conocer todos nuestros servicios. Acude a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp y haz una cita ya.

×